Seguros de vida, la clave para la inclusión financiera en el país

La inclusión financiera busca que la población mejore la administración de sus ingresos mediante productos y servicios financieros, como las cuentas de ahorro, crédito, y por supuesto, los seguros. Esto con la finalidad de que mejoren su economía, y con ello, su calidad de vida.

No obstante, tanto gobierno como empresas han impulsado la inclusión financiera a través de programas, información, así como de servicios más accesibles y eficientes. El reporte Panorama de Inclusión Financiera 2021, realizado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), revela que el avance en inclusión financiera en el país está liderado por las cuentas de ahorro y crédito, así como por seguros, ya que estos fueron los servicios que más abonaron para disminuir los índices negativos de esta problemática.

“Los seguros, en particular los seguros de vida, están lejos de ser productos de lujo, más bien son herramientas que brindan certeza y seguridad financiera ante escenarios difíciles como los que vivimos actualmente. Hoy nuestro núcleo familiar o con quienes compartimos la vida están enfrentando inflación y posiblemente desempleo, situaciones que pudieran ser mucho más severas si falleciera quien soporta la carga económica. Si bien falta mucha información sobre cómo elegir el seguro de vida adecuado, dada la diversidad de productos, el rápido crecimiento de la oferta de seguros en línea sin duda contribuye a resolver este problema”, afirma Darío Luna, Presidente de Super.mx.

El reporte de la CNVB también refiere que el seguro más contratado en el país es el de vida con 42% de los usuarios, seguido por el de automóviles (18%), accidentes y enfermedades(18%), daños (17%) y pensiones (5%).

De acuerdo con Super.mx, entre las principales razones de los mexicanos para contratar seguros destacan:

● Que los usuarios han vivido pérdidas anteriores y saben lo que implica el no contar con una protección.

● Tienen personas a su cargo y se preocupan por ellas en caso de que lleguen a faltar.

● Quieren proteger financieramente a su familia, seres queridos o dependientes económicos.

Datos de Super.mx refieren que la mayor concentración de usuarios de seguros de vida en el país se concentra en la Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Nuevo León debido a que sus urbes cuentan con un nivel alto de penetración de acceso a servicios en general; mientras que la menor concentración está en Campeche, Nayarit y Tlaxcala.

“Son muchos factores que influyen en la penetración de los seguros de vida, desde el tamaño de la población, así como el nivel de acceso a servicios básicos como salud, educación, vivienda, servicios financieros y oportunidades laborales. Pero también lo es la inclusión digital, ya que ésta abre la puerta a servicios completamente en línea que son accesibles y fáciles de utilizar, incluso para poblaciones que no tienen acceso a agentes de seguros o sucursales de aseguradoras y bancos”, añade Luna.

Desarrollo sostenible

De acuerdo con el Banco Mundial, “el acceso a servicios financieros facilita la vida diaria y ayuda a las familias y las empresas a planificar desde objetivos a largo plazo hasta emergencias inesperadas”. El organismo refiere que la inclusión financiera se refiere al acceso que tienen las personas y las empresas a productos y servicios financieros útiles y asequibles que atienden sus necesidades como transacciones, pagos, ahorro, crédito y seguros.

También considera que la inclusión financiera es un elemento que facilita la consecución de 7 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), entre los que se encuentran: fin de la pobreza, salud y bienestar y reducción de las desigualdades entre otros.

La inclusión financiera puede ser clave para reducir los niveles de pobreza en la población. La CNBV añade que diversos estudios han mostrado los efectos positivos de la inclusión financiera, de los que destacan cinco:

● Resiliencia financiera

● Aprovechamiento de oportunidades

● Inversión de activos

● Incremento del bienestar social y

● Empoderamiento de las mujeres.

“Asimismo, se han detectado algunos efectos indirectos en la población a niveles

micro y macroeconómicos como son: crecimiento económico, disminución de la corrupción e informalidad y ahorros en el gobierno”, agrega el estudio.

Inclusión digital

La pandemia por Covid-19 ocasionó un ‘boom’ digital que trastocó todas las industrias, incluida la de los seguros. Con la llegada de las plataformas tecnológicas y empresas de tecnología financiera, la inclusión alcanzó niveles más favorables.

“La tecnología ha sido la gran habilitadora de las empresas y ha sido clave para llevar productos y servicios a poblaciones con limitaciones en el acceso. En Super.mx sabemos que el 86% de nuestros usuarios no cuenta con otro seguro y gracias a la facilidad de acceso a la plataforma y a que somos 100% digitales es que hemos podido llegar a personas que simplemente no estaban aseguradas”, comenta el Presidente de Super.mx.

No obstante, también reitera que la inclusión digital debe ir paralela a la financiera, ya que ambas son quienes están llegando a poblaciones vulnerables o históricamente rezagadas por la industria financiera y aseguradora tradicional.

“En la medida en que logremos la inclusión financiera a la par de la digital, las personas tendrán herramientas financieras que les sean realmente de utilidad y que les ayuden a mejorar su gestión financiera, cuidar de sus seres queridos y darles protección ante cualquier escenario”, finaliza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.