Necesidad creciente de mejorar el control de las redes

Necesidad creciente de mejorar el control de las redes

En un ecosistema cada vez más complejo, con aplicaciones alojadas en la nube pública y otras en la nube privada, se requieren mejores herramientas de optimización y control de tráfico para una mejora substancial de la experiencia de usuario.

Dada la evolución que han llevado las redes de comunicaciones hoy en día, las tareas de administración y supervisión de las mismas suelen llevar a los responsables de comunicaciones a trabajar de modo reactivo, tratando de resolver en poco tiempo problemas de rendimiento de aplicaciones que han sido reportados por los usuarios. 

No es fácil en un entorno distribuido, con aplicaciones alojadas en la nube privada, y otras en la nube pública, el poder identificar si el problema se encuentra en alguno de los elementos que forman parte de la cadena de comunicación, si está en el proveedor de SaaS, si es un problema de mi proveedor de comunicaciones o si es un problema a nivel de red, tanto interno como en la salida a internet.

Esta situación lleva a muchas organizaciones a disponer de soluciones de Wire Data, es decir, sondas de red capaces de identificar todas las aplicaciones, medir su rendimiento y proporcionar métricas de su calidad de experiencia. Una vez se entiende el comportamiento de la red a nivel 7, se dispone de la información necesaria para poder actuar y mejorar los problemas de rendimiento.

Por un lado, resulta de vital importancia disponer de un sistema de control y gestión de aplicaciones. Para poder evitar cuellos de botella es necesario otorgar diferentes calidades y diferentes políticas de calidad de servicio a las aplicaciones según su naturaleza. Resulta de vital importancia, y más hoy en día dado el nuevo escenario provocado por el COVID-19, asegurar que todas las aplicaciones de videollamada dispongan del caudal necesario para funcionar en tiempo real. Del mismo modo, si hubiera saturación en la red, conviene disminuir la prioridad de otros flujos menos prioritarios como pueden ser aplicaciones de correo, e incluso bloquear tráfico no deseado en la red, como Thor, Netflix, etc. 

el éxito de internet es debido al protocolo TCP. Ahora bien, en su diseño inicial no se tuvo en cuenta cómo iban a ser las redes en el futuro, por lo que no está optimizado para entornos actuales, llegando a ser especialmente notorio en entornos inalámbricos o de altas latencias o pérdidas donde el protocolo TCP provoca que no se pueda utilizar el total del caudal disponible, provocando limitaciones de rendimiento. Hasta ahora, las soluciones de optimización se entendían para mejorar el rendimiento WAN y precisaban de un equipo en el data center principal y otro equipo en cada extremo de la comunicación, en cada sede distante, puesto que tunelizaban las comunicaciones en un protocolo diferente. Esto hacía que dichos proyectos fueran extremadamente largos y costosos de implementar.

Viewtinet aporta una tecnología disruptiva, que permite optimizar los flujos TCP desde un único punto de la comunicación y que no rompe el protocolo TCP. Por eso en entornos donde todos los usuarios están conectados por Wi-Fi, como hoteles y universidades, está resultando una tecnología tremendamente efectiva, llegando a optimizar hasta 200% el rendimiento de determinados flujos.

Ham

Ham

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *