¡Mucho ojo! La ofrenda de Día de Muertos puede ser un foco de contaminación en nuestras casas

El Día de Muertos es una de las festividades más esperadas por los mexicanos, ya que con pan de muerto y hermosos altares llenos de colores, aromas y sabores, creamos un ambiente único para recordar a nuestros seres queridos. Pero, ¿sabías qué algunos elementos incluyen partículas contaminantes y alergénicas?

Las velas, el incienso y, en ciertos casos, la característica flor de cempasúchil generan partículas que pueden provocar afeccionesa la salud. . No por esto dejaremos de celebrar a los que ya no están con nosotros pero sí podemos reducir los contaminantes que respiramos al interior de nuestro hogar aplicando los siguientes consejos:

  1. Reduce el uso de velas. Investigadores de la UNAM afirman que encender una vela resulta más contaminante que utilizar un cigarro electrónico, esto se debe al proceso de combustión procedente de la vela y al material que la conforma. La parafina es un derivado del petróleo que contiene contaminantes como el benceno o el naftaleno. Al momento de encenderse y respirar el humo, estos compuestos pueden llegar a provocar asma o alergias, entre otros padecimientos más peligrosos, sin mencionar que se queman más rápido y expulsan más dióxido de carbono, además, generan residuos tóxicos no biodegradables.
  1. Limita el uso de incienso y copal. Estos dos son elementos básicos en una ofrenda, pero también pueden resultar peligrosos para la salud. El humo del incienso contiene más agentes citotóxicos y genotóxicos que el humo de los cigarrillos, además de componentes mutagénicos, todos ellos relacionados con el desarrollo del cáncer. Estas partículas son inhaladas y quedan atrapadas en los pulmones , lo que puede causar una reacción inflamatoria, de acuerdo con el estudio publicado en el Springer’s Journal Environmental Chemistry Letters.
  1. Cuidado con el polen del cempasúchil. La ‘flor de muerto’ o cempasúchil es utilizada para trazar el camino del difunto hacia su ofrenda sin embargo, puede desencadenarnos alergias  por el polen que libera.
  1. Mobiliario: Aunque no lo creas, el mueble en el que colocas tu ofrenda también podría estar contaminando tu espacio, ya que muchos utilizan derivados de formaldehído en adhesivos y revestimientos, especialmente si son de madera aglomerada, contrachapada o MDF.
  1. Purifica el aire en casa. La mejor manera de mantener un espacio libre de alérgenos generados por la ofrenda es a través de un purificador de aire. El nuevo Dyson Purifier Hot+Cool Formaldehyde es una máquina 3 en 1 porque purifica, refresca en verano y caliente en invierno. Elimina el 99.97% de los alérgenos y contaminantes del ambiente incluídos olores, gases, bacterias, compuestos orgánicos volátiles y además, captura virus como el del COVID-19 y la influenza H1N1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *