LA REVOLUCIÓN COLABORATIVA EN LAS FÁBRICAS DEL FUTURO

LA REVOLUCIÓN COLABORATIVA EN LAS FÁBRICAS DEL FUTURO

El uso de la robótica en la industria ya es algo a lo que estamos acostumbrados, pero ahora son nuevas tecnologías como Internet de las Cosas, Big Data o la Inteligencia Artificial las que hacen posible una nueva era de colaboración entre tecnología y personas con unas habilidades más igualadas.

 

La revolución colaborativa se inicia con la aplicación de la creatividad humana en dar con nuevas soluciones que emplean el potencial de los robots para mejorar procesos de producción, reducir riesgos laborales y conseguir que los sistemas industriales se orienten a la eficiencia y sostenibilidad.

 

Y avanzando en las posibles aplicaciones y funciones que puede realizar un robot, la fabricación personalizada se ha logrado gracias a que estas máquinas inteligentes pueden ser programadas y configuradas de manera que se adapten a las necesidades de la línea de producción o atiendan demandas especiales o cambiantes.

 

Avanzar en innovación y eficiencia industrial implica entender la importancia de crear espacios de trabajo en los que máquinas y personas colaboren y cooperen, invirtiendo no solo en tecnología, sino también en formación y desarrollo de habilidades que permita que el desarrollo del potencial humano para orientar a las máquinas hacia las tareas que son realmente beneficiosas.

 

Esben Østergaard, un visionario en la definición de una nueva categoría de robótica

 

La American Robotic Industries Association (RIA) otorgó a Esben Østergaard – Chief Technology Officer de Universal Robots – el Engelberger Robotics Award 2018. Gracias a este reconocimiento, Østergaard encabeza el desarrollo de los brazos robóticos colaborativos de Universal Robots que representan uno de los avances tecnológicos más importantes que han surgido en la comunidad de la robótica en décadas.

 

Esben es ahora considerado como un visionario en la definición de una nueva categoría de robótica. “Su trabajo en el campo de las aplicaciones colaborativas de robots ha permitido que los robots entren en sectores que antes eran impensables en casi todas las industrias”. “El énfasis de Esben Østergaard en los robots que trabajan codo a codo con las personas y son fáciles de usar ha creado un enorme interés entre muchas pequeñas y medianas empresas que nunca habían considerado robots. En un mundo cada vez más caracterizado por personas y robots que trabajan juntos, los avances tecnológicos pioneros de Esben desempeñan un papel fundamental”.

 

El CTO de Universal Robots lidera un equipo de desarrolladores que se convirtió en el primero en lanzar programación de robots 3D fácil de usar, pero sofisticada a través de una interfaz de tableta intuitiva. Esto ha permitido a los usuarios sin experiencia previa en programación configurar y operar rápidamente los robots UR.

 

El objetivo es Esben es el de “colocar el control de la automatización de fábrica en manos de los operadores, en lugar de reemplazar a las personas, dándoles una herramienta para que hagan su trabajo de manera más eficiente”. Siendo necesario que los humanos no trabajen como robots, sino que se conviertan en programadores de robots, para que dispongan de tiempo para realiza otras tareas con mayor valor agregado. Esben llama a este proceso de “aprovechamiento de los robots colaborativos”, la nueva era, la 5ta revolución industrial.

 

Industria 5.0: colaboración entre tecnología y personas

 

Aunque parezca que hablar de automatización y robótica pone toda la atención en la tecnología y la semejanza de las máquinas al cerebro humano, en verdad esta nueva revolución industrial persigue poner las personas en el centro de la producción, y la manera más sencilla de lograrlo es mediante la revolución colaborativa.

 

Esto da paso a que las personas y la tecnología trabajan de forma conjunta y cada una desenvuelve el rol que más beneficia para alcanzar la eficiencia industrial y la mejora de la cadena de producción.

 

Aunque se vaya avanzando en el grado de automatización del que disfruta la sociedad y el ámbito industrial, aun son muchos los que miran con desconfianza el uso de la robótica en la industria y que la etiquetan como una de las grandes amenazas de esta era.

 

Sin embargo, la realidad y los casos de éxito, así como los estudios realizados al respecto, demuestran todo lo contrario y ven a los robots colaborativos como la innovación que permite liberar a las personas de trabajos tediosos y potenciar la creatividad humana en campos destinados a la investigación y la resolución de problemas.

 

La robótica colaborativa ha hecho posible que muchas empresas mejoren sus niveles de productividad y eficiencia en el uso de recursos y materiales. Mientras que, para otros sectores, los cobots han sido determinantes para avanzar en la innovación, como en la creación de prótesis o la realización de intervenciones quirúrgicas de forma menos invasiva.

 

Por tanto, las personas son los verdaderos beneficiarios de la revolución colaborativa, de superar el enfrentamiento hombre contra máquina y abrirse a las posibilidades de los cobots y sus aplicaciones en diferentes campos y tareas.

 

El potencial de los robots colaborativos para la nueva era industrial

 

El valor añadido de los cobots radica en las posibilidades de la personalización y la adaptabilidad, no solo del robot, sino también de los procesos productivos de los que se encarga.

 

La fabricación personalizada es una de las grandes ventajas competitivas de la Industria 5.0, y el mayor logro que se obtiene gracias a la flexibilidad de los cobots para adaptar su velocidad y rendimiento a las necesidades de la industria, sin que esto afecte a la uniformidad o calidad de la producción.

 

La eficiencia es otro de los grandes retos en un mundo que agota sus recursos a pasos agigantados, consiguiendo producciones en las que los materiales y fuentes de energía son usadas bajo parámetros mejor definidos y que responden de forma automática ante los datos que recogen y procesan los cobots.

 

Por otro lado, la seguridad es un punto cable en la revolución colaborativa, liberando al operario de riesgos y lesiones relacionadas con actividades pesadas o repetitivas, además de reducir la exposición a situaciones peligrosas.

 

Todo esto es posible gracias a que las interacciones entre humanos y cobots son más naturales y el diseño de los robots ha evolucionado significante, con modelos más ligeros, ergonómicos y, sobre todo, fáciles de manejar y supervisar por profesionales sin una formación específica.

 

El ingenio humano es lo que realmente hace posible el avance de la automatización y que su aplicación consiga superar nuevos obstáculos y desempeñar nuevos roles en la cadena industrial.

Sin olvidar que esto lleva implícito, que la explotación del potencial de los robots colaborativos también debe ir unida a la reflexión ética, la democratización de la tecnología y su empleo de forma responsable.

 

Gutmann

Gutmann

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *