Aprovecha tus prestaciones laborales para hacer frente a la inflación

La inflación en México se aceleró en los últimos días, más de lo previsto con 7.88 %, la más alta desde el 2001 cuando estaba en 8.11%, lo que genera un panorama de incertidumbre que lleva a los mexicanos a ser cuidados con su cartera, pues ante el incremento en los precios de la canasta básica y otros artículos, cada peso extra debe ser administrado sabiamente.

 
 
“Es en momentos de inestabilidad económica cuando una emergencia puede afectarnos más, pues el no saber cómo solventaremos esos gastos trae consigo estrés financiero y ansiedad”, comentó Baptiste Lauren, director de nuevos negocios  de Up Sí Vale, “Es por ello que siempre recomendamos conocer los beneficios, asistencias o promociones adicionales con las que cuentan, eso permite dimensionar la cantidad de dinero que podemos ahorrar en un imprevisto y a la vez mantener unas finanzas personales sanas”.

De acuerdo con INEGI, cerca de 9 millones de trabajadores reciben vales o tarjetas de incentivos que les permite cubrir las necesidades básicas de sus familias. Esta es sin duda la prestación más famosa pero no la única a la que los colaboradores pueden recurrir.
 
La Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018 de la Secretaría del Trabajo, establece que las empresas deben identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial, otorgando prestaciones que ayuden a sobrellevar este tipo de situaciones y que mejoren la calidad de vida de los colaboradores; sin embargo muchas de estas no son completamente aprovechadas y hoy más que nunca deberíamos hacerlo.

Los expertos de Up Sí Vale nos comparten 3 pasos básicos para que puedas sacar provecho de tus prestaciones en caso de tener un gasto inesperado y darle un respiro a tu bolsillo ante la volátil inflación.

1. Conoce los beneficios que ya tienes y a los que puedes acceder 

Esto implica ir más allá de usar tus tarjetas de despensa o combustible, pregunta en tu empresa sobre las prestaciones adicionales con las que cuentas, es muy probable que tengas alguna que no uses. 

Por ejemplo, a través de Up Sí Vale, más de 3 mil colaboradores cuentan con una tarjeta Up Beneficios Bienestar mediante la cual tienen acceso a una variedad de asistencias exclusivas desde su misma tarjeta de despensa por $89 pesos al mes, estas pueden incluir servicios dentales, oftalmológicos, de asistencia vial, del hogar, médicos, etc. Y si tu empleador no las otorga directamente, también se pueden contratar personalmente.

2. Toma nota y haz cuentas

Parte importante de las finanzas personales consiste en saber cuáles son tus ingresos y tus gastos, además de contemplar los imprevistos y las inversiones que te ayuden a vivir sin estrés financiero y prevenir problemas a largo plazo.

Por mencionar un caso, Juan Manuel es un empleado que durante el último año tuvo que pagar $500 en un estudio de química sanguínea; $1,500 al plomero por una fuga; $2,500 por una asistencia vial en medio del Periférico; $3,000 por seis meses de terapia con el psicólogo, tres consultas con el nutriólogo por $1,500 y dos limpiezas dentales por $1,600, lo que da un total de $10,600 que con su sueldo base fue complicado pagar. Juan tiene un paquete de Up Beneficio Bienestar que cubre todo esto, si lo hubiera tomado en cuenta se habría ahorrado esos $10,600 pesos.

3. Calendariza y usa tus prestaciones 

Por lo general a los colaboradores que cuentan con prestaciones laborales se les olvidan que las tienen, sin embargo, una vez que empiezan a utilizarlas se dan cuenta de sus múltiples beneficios. Por ejemplo, ahorrarse el dinero al programar con anticipación las visitas al médico, oftalmólogo, nutriólogo o dentista, anotar los datos de una grúa junto a la tarjeta de circulación para tenerlos a la mano en caso de emergencia, etc.

“Es importante identificar las prestaciones con las que contamos, conocer y saber cómo aplicarlas. Tener presente las prestaciones en nuestra vida diaria permiten que los gastos imprevistos se solventen fácilmente. En cierta forma puede ser que tengas un “dinero extra” y no te hayas dado cuenta”, señala Baptiste Lauren. 

En el último año, las asistencias que más qué más se han utilizado en Up Sí Vale son: los análisis clínicos o la química sanguínea (29%); la asistencia vial o el envío de grúa (20%); las limpiezas dentales (16%), y las asistencias en el hogar, puntualmente los servicios de plomería (7%).  

Cabe destacar que durante la pandemia se registró un incremento en las solicitudes de los servicios psicológicos en apoyo a la salud mental de los trabajadores. De hecho, la OMS prevé que en 2030 la salud mental sea la primera causa de enfermedad en el mundo. 

Recordemos que no solo se trata de tener más efectivo, sino de contemplar los beneficios y prestaciones que pueden mejorar la calidad de vida y a la vez ayudarte en una emergencia o incluso ayudarte a prevenirla. Si haces uso continuo de estos, podrás mantener unas finanzas saludables sin importar la inflación o factores externos que alteren tu economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.