ADVIERTEN DE LA IMPORTANCIA DE REEDUCAR A LOS HIJOS E HIJAS PARA FOMENTAR LA IGUALDAD DE GÉNERO

México llega al Día de las Madres con altos índices de violencia contra la mujer, por lo que la organización Voz Pro Salud Mental hace un llamado a las familias para que desde la educación que se brinda a las niñas y niños en casa se promueva un cambio sustancial que revierta esta realidad.

Beatriz Ibarra, psiquiatra especialista en salud perinatal y reproductiva, indica que es claro que la sociedad mexicana está lejos de alcanzar una verdadera equidad de género. “A esto hay que sumar la realidad que vive el país donde existen miles de mujeres que buscan a sus hijas o hijos desaparecidos, así como los altos índices de feminicidios, por lo que es prioridad de que se redefinan los valores en la familia y la crianza de la infancia que es el futuro de México”.

La también colaboradora de Voz Pro Salud Mental VPSM subraya que, para generar la transformación de la sociedad, la clave es hacerlo desde donde estás y con lo que tienes. “El cambio de paradigma se genera en cada uno de nosotros, en la educación que le damos a nuestros hijos e hijas y la suma hará la diferencia. La posibilidad de una realidad alterna siempre puede estar a nuestro alcance”.

VPSM añade que, aspirar a un país equitativo es una tarea urgente y la importancia que tiene cada familia desde la educación en casa es trascendental. 

El pasado mes de marzo, la ONU advirtió que las principales desigualdades, discriminación y marginalización que vive México afecta principalmente a mujeres, niñas, población indígena y migrantes. De hecho, Esther Duflo, ganadora del Premio Nobel de Economía en 2019 define la importancia del empoderamiento femenino y de igualdad de género como ingredientes para combatir la pobreza y fomentar el desarrollo de un país.

En este 10 de mayo, VPSM invita a la reflexión a las madres mexicanas, por supuesto incluyendo a los padres, a que realicen un cambio para que la sociedad sea más equitativa, fomenten en sus hogares el valor a la mujer, y promuevan un cambio en el rol social y biológico, por ejemplo, desde la forma en la que se espera que hombres y mujeres ocupen su tiempo.

“No es posible que en pleno siglo XXI estudios refieran que en 23 países donde se ha revisado el uso del tiempo entre ambos sexos arrojen que, independientemente de su estrato socioeconómico, las mujeres sigan haciendo la mayoría de las tareas domésticas y el cuidado de sus hijos, y que en pandemia se haya triplicado la sobrecarga del trabajo en el hogar”, agrega Beatriz Ibarra.

Por último, la especialista expone que “resulta insólito que a las mujeres se le siga imponiendo roles que las limita para participar en el mercado laboral o continuar con su carrera profesional”, y todavía más injusto, señala, es que “se carezca de apoyo y flexibilidad en escuelas y espacios laborales para que puedan desempeñar plenamente su rol materno”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.