Fujitsu nos da un vistazo de la historia y futuro del cajero automático

Los bancos son sinónimo de proceso y desarrollo y ya no podemos pensar en ellos sin cajeros automáticos.


El cajero automático o ATM (por sus siglas en inglés), es una parte casi natural de nuestras vidas. Estas máquinas nacieron en la década de los 60s en Europa. El primer aparato de este tipo se instaló en Reino Unido para una sucursal del banco Barclays en junio de 1967.

Nunca se pensó que el cajero automático fuera a tener éxito fuera de la sucursal en la que se instaló hace más de 50 años. Hoy, existen más de 3 millones de éstos repartidos en todo el mundo. En la Ciudad de México existen 10.6 cajeros por cada 10 mil adultos; de acuerdo a la Encuesta de Acceso Financiero del FMI.

A 51 años de su invención, hoy existen más de 3 millones de cajeros automáticos en todo el mundo, con un gran número de funcionalidades. Más allá de la función inicial que fue despachar dinero en efectivo; hoy cuentan con características como transferir fondos entre cuentas, pagar impuestos, depositar cheques y pagar servicios, por mencionar algunos.

En México, los bancos luchan ferozmente contra fallas en su red de cajeros automáticos por una falta de coordinación y actualización de sus sistemas. Una correcta planeación e implementación de tecnologías escalables, permite determinar los cuellos de botella que afecta a los usuarios cotidianamente. Para agilizar las transacciones, la banca en México tiene en marcha una importante estrategia para maximizar el uso de los dispositivos móviles que en su mayoría, son teléfonos inteligentes.

El futuro

Los sistemas biométricos de reconocimiento facial y de venas de la palma de la mano, serán sin duda alguna tendencia en 2020. De acuerdo a Fujitsu Laboratories Ltd. quien desarrolló y aplicó exitosamente esta tecnología en Kawasaki.

Banco Bradesco es de los mayores emisores de tarjetas de crédito y débito en Brasil, con más de 90 millones de tarjetas de crédito y más de 64 millones de tarjetas de débito.  Integró a sus sistemas informáticos, la solución Fujitsu PalmSecure, tecnología de reconocimiento de las venas de las manos, que mejoró drásticamente los procesos de registro y transacciones, teniendo un nivel alto de aceptación entre sus clientes. Además de ser un proceso sumamente fácil de realizar, requiere una sola toma de datos biométricos para usar los más de 48 mil cajeros automáticos en todo el país.

Tu información permanece segura!*